viernes, julio 02, 2004
La verdad 

Ya Borges había jugado con la posibilidad de que seamos producto de un sueño. Sin jugar con esa posibilidad literal, somos producto de un sueño.

***

Un sueño es lo que más representa a un concepto que represente o no nuestro subconciente, ese fruto, no deja de ser irreal. Nosotros somos la irrealidad. Qué es la realidad sino el conjunto de hechos acontecidos desde hace millones de años y que acontecerán otra cantidad de años x.

***

Ante esa inmensidad, cada uno de nosotros, somos un porcentaje de realidad ínfimo, más cerca de lo irreal que de lo real.

***

Nuestra existencia, comparada desde el punto de vista de la existencia general, está más cerca de la inexistencia.

***

Un 0000000000000000000000000000000,1 de existencia está más cerca de la no existencia, que sería la falta de existencia.

***

Cuantas más personas existan, dejamos de existir un poco.

***

Y lo que no existe, cuando se lo nombra, es una irrealidad, una no realidad, una mentira.

***

Claro, lo que importa es la suma.

***

Pero la suma es desordenada, asincrónica y siempre de individualidades infinitecimales.

***

No respeta patrones ni convenciones.

***

Con la cantidad actual de habitantes en el mundo, y con un punto de vista distinto por habitante, existen tantos puntos de vista como habitantes. Multiplíquenlo por la cantidad de habitantes desde el inicio de lo que hoy llamamos "ser humano" hasta su final impredecible.

***

Cada una de esas personas tiene su propia verdad.

***

Entonces deberíamos plantearnos, ¿existe la verdad universal?

***

No. Pero claro, esa es mi verdad, que tampoco existe.


***

Siempre es preferible una duda, a un mal axioma.

por LDD @ 12:13 PM12:04 a. m.