lunes, julio 05, 2004
Aminástasis 

Maldón, a mi izquierda
repetía palabras a mi oído
le dije: ¡Cállate miseria!
Se calló. Pero las palabras,
siguieron fluyendo como nunca,
en su pensamiento.

***

¿Por qué nos lamentamos de lo que ya no existe?
¿No sería mejor lamentarnos sólo de lo que existe y duele?
¿Qué?
¿Lo que ya no existe, también duele?

***

Es de esas personas calladas, respetuosas.
Pero cuando adquieren un poco de poder se transforman en bestias sanguinarias.
Y cuando lo pierden, siguen siendo calladas, respetuosas.

***

Platón, a través de sus diálogos, sólo se defendía a sí mismo.
Eso fue uno de los planteos decisivos que lo hizo grande.

***

De Santos y Demonios, me asustan mucho mis santos.
Aquí, en este espacio, no tengo miedo.
Es que en este lugar, con mis santos, la casa se reserva el derecho de admisión y permanencia.

por LDD @ 12:13 PM9:14 p. m.