sábado, julio 24, 2004
Encuentros y despedidas 



Mar�a Rita Mariano era una niña, brasileña ella, que estudiaba en Estados Unidos alguna profesión bien acorde con la vida norteamericana. Ó Márketing, ó Admnistración de Empresas, ó alguna cosa parecida a esas.

***

Hasta ahí no hay nada de raro, es decir, no es la única persona de otro país que estudia en los EEUU alguna de esas carreras. A María le gustaba mucho cantar, pero siempre tuvo algún cierto temor a encarar el canto como profesión, es que realmente se sentía muy presionada.

***

No era para menos, su madre, Elis Regina, "a rainha", era un antepasado muy pesado y un estigma que llevaba en la sangre como para encarar la misma profesión que su progenitora había llevado con tanta brillantez, tantos laureles, y tanto sufrimiento (es que Elís era cocainómana y esa adicción fue lo que la llevó a la muerte). Quizá, para María, la traba psicológica era doble.

***

Uno de los que insistió para que largue todo al carajo fue Milton Nascimento y entre él, y unos cuantos más, lograron persuadirla.

***

Con cierta timidez, juntó a los músicos, eligió su repertorio, y grabó varios temas.

***

A los dos meses sonaba en todas las radios. Y a este servidor se le erizó la piel cuando la escuchó. Es la reencarnación de Elis. Cuando la vio por la televisión, casi se mea encima.

***

Uno de los temas que grabó, de su padrino Milton, fue este, encuentros y despedidas.

***

Quizá ese tema tenga mucho que ver con su propia vida, y con la de todos nosotros, una parte dice: "Lo que me gusta es poder partir sin tener planes. Mejor aún, es poder volver cuando quiero". Mejor que citar partes, es poner toda la letra, la traduje yo, cualquier cosa sepan disculpar.

***

No sé si Aldito pasará por aquí ni hoy, ni mañana, ni pasado, ni el año que viene, ni en cinco minutos. De lo que no tengo dudas, es de que alguna vez va a pasar, para cuando eso ocurra, como dice en el comienzo, este post, con mucho afecto y cari�o, va dedicado a �l.

Encuentros y despedidas

Manda noticias del mundo de allá, dice quien se queda.
Dame un abrazo, vení a recibirme, estoy llegando.
Lo que me gusta es poder partir sin tener planes.
Mejor aún, es poder volver cuando quiero.

Todos los días es un va y viene
La vida se repite en la estación
Hay gente que llega para quedarse
Hay gente que se va para nunca más
Hay gente que se va, y quiere quedarse
Hay gente que vino, sólo para mirar
Hay gente para sonreír y para llorar.

Es así. Llegar y partir, son dos lados del mismo viaje.
El tren que llega, es el mismo tren de la partida.
La hora del encuentro, es también de la despedida,
la plataforma de esta estación,
es la vida.


Milton Nascimento (aqu� la versión en portugués)

por LDD @ 12:13 PM9:13 p. m.

martes, julio 20, 2004
Abandono 

No, no es que yo abandoné a Paréntesis, es que Paréntesis a veces me abandona a mí. Lo miro en el "Dashboard" de blogger y a veces me da vuelta la cara. Hoy me resistí a su desprecio y aquí estoy en él, intentando seducirlo de nuevo. Pero hoy parece que no pasa nada... Le duele la cabeza, dio media vuelta ofreciéndome la espalda, y las sábanas se enredaron en su cuerpo. Sí, mejor voy a dormir. Amanha vai ser outro dia. Que descanse.

por LDD @ 12:13 PM12:53 a. m.

lunes, julio 05, 2004
Aminástasis 

Maldón, a mi izquierda
repetía palabras a mi oído
le dije: ¡Cállate miseria!
Se calló. Pero las palabras,
siguieron fluyendo como nunca,
en su pensamiento.

***

¿Por qué nos lamentamos de lo que ya no existe?
¿No sería mejor lamentarnos sólo de lo que existe y duele?
¿Qué?
¿Lo que ya no existe, también duele?

***

Es de esas personas calladas, respetuosas.
Pero cuando adquieren un poco de poder se transforman en bestias sanguinarias.
Y cuando lo pierden, siguen siendo calladas, respetuosas.

***

Platón, a través de sus diálogos, sólo se defendía a sí mismo.
Eso fue uno de los planteos decisivos que lo hizo grande.

***

De Santos y Demonios, me asustan mucho mis santos.
Aquí, en este espacio, no tengo miedo.
Es que en este lugar, con mis santos, la casa se reserva el derecho de admisión y permanencia.

por LDD @ 12:13 PM9:14 p. m.


La esencia 

Nací en Uruguay, a los tres años mis padres me llevaron con ellos a Argentina. Es que la nacionalidad familiar es medio complicada, mi madre es argentina, mi padre italiano, mi bisabuelo por parte de madre, turco, yo nací en Uruguay y ahora vivo en Brasil. Peor mi hijo que carga con todo eso, y encima la madre es mulata y cabocla, descendiente de negros, indios y alemanes. Menos mal que no caí en las manos de algún purificador de razas (y bogaré para que mi hijo tampoco lo haga) sino ya estaría fuera de este nuestro mundo. Es que esos purificadores de razas dicen que los que estamos mezclados tenemos limitada la inteligencia (entre otras cosas), bueno, quizá yo no sea el mejor ejemplo como para contradecirlos, ni tampoco quiero, hay ciertas afirmaciones que los recolectores de argumentos no tendrían uno en su bolsa para objetarlas. Por eso, un servidor, jamás podría discutir con un nazi, ¿discutir de qué? ¿Existiría algún elemento que admita discusión? De mi parte, disculpen, pero no, no hay argumentos en contra de lo que no los admite.
Me dispersé, volvemos. Lo cierto es que mi padre decidió a mis tres años de vida que nuestra familia iría a argentina, supongo que para buscar un mayor bienestar para la familia (aunque en Uruguay no recuerdo que las cosas fueran mal), cosas de padres y madres de familia, nada objetables. Llegamos a argentina en el 72 y fuimos a vivir a un departamento en la calle Godoy Cruz y Niceto Vega, Godoy Cruz 1514, 1° A, Palermo viejo, nunca iré a olvidarme (viví allí hasta los once años). El balcón de ese departamento daba a Niceto Vega, y a mis cuatro años era visitante diario de ese espacio. Miraba a la calle, pero no era eso lo que me atraía. Lo que voy a contar es uno de los recuerdos más fuertes que conservo de aquella época, el resto es muy borroso, no podría distinguirlo. El principal objeto de atención, en aquel balcón era mi mano. Miraba mi mano derecha con mucha atención, durante mucho tiempo hasta que comenzaba a tener conciencia de mi existencia. “Yo existo, yo soy” pensaba, pero no era sólo pensarlo, sino la sensación de existir es lo que aún recuerdo como algo muy pesado, me repetía mentalmente esas palabras y sentía su significado, y cada segundo que avanzaba parecía que me estuviera metiendo dentro de un tubo que resultaba cada vez más estrecho, pero aún así, no dejaba de avanzar. Cada vez que recordé esa experiencia, volví a intentarla, una y otra vez, en mi pre-adolescencia, en mi adolescencia, en mi juventud y ahora en mi madurez. Nunca pude volver a sentir lo mismo.
Creo que cada vez que nuestra vida avanza en experiencia mundana, donde en teoría tendríamos más conocimiento, nos alejamos de nuestra esencia. ¿Y qué es nuestra esencia? Es nuestro esencial, lo primero, lo incorrupto, el ser. Nuestro ser, a través de los años se va corrompiendo con el “no ser” que sería el existir “en función de”, no “a través de” y eso nos hace cada vez más mundanos y nuestra esencia se funde y se multiplica en todo el mundo que se abre a nuestros ojos, se diluye como una gota de vino en una pileta de agua, ya dejamos de ser nosotros, somos todo aquello en lo que vivimos y que dejamos que nos corrompa, y el punto radica en que no fue nuestro yo el que lo eligió. Si alguno de nosotros hubiera nacido en un lugar donde los hombres son azules, tienen cuatro manos y una pierna con ruedas, tres ojos y que se comen entre ellos, ese hubiera sido nuestro escenario normal del día a día.
¿Y cuál sería la solución al problema?
¿Qué solución? ¿Qué problema?

por LDD @ 12:13 PM1:52 a. m.

viernes, julio 02, 2004
No le deseo el mal. 

Mejor dicho: no le deseo.

por LDD @ 12:13 PM12:25 a. m.


Jesús, la alegría del hombre - JS Bach 

En el único caso que se cumple, es cuando la escuchamos, parafraseando a Cioran, Bach creó a Jesús como alegría del hombre.

por LDD @ 12:13 PM12:19 a. m.


Marcha Fúnebre 

Estoy escuchando la marcha fúnebre de Chopin.

Hay una parte ínfima que es muy conocida por mucha gente.

Hay otra que no, y que, a mi gusto, es la más bonita.

¿Otra "verdad" parcial?

por LDD @ 12:13 PM12:12 a. m.


La verdad 

Ya Borges había jugado con la posibilidad de que seamos producto de un sueño. Sin jugar con esa posibilidad literal, somos producto de un sueño.

***

Un sueño es lo que más representa a un concepto que represente o no nuestro subconciente, ese fruto, no deja de ser irreal. Nosotros somos la irrealidad. Qué es la realidad sino el conjunto de hechos acontecidos desde hace millones de años y que acontecerán otra cantidad de años x.

***

Ante esa inmensidad, cada uno de nosotros, somos un porcentaje de realidad ínfimo, más cerca de lo irreal que de lo real.

***

Nuestra existencia, comparada desde el punto de vista de la existencia general, está más cerca de la inexistencia.

***

Un 0000000000000000000000000000000,1 de existencia está más cerca de la no existencia, que sería la falta de existencia.

***

Cuantas más personas existan, dejamos de existir un poco.

***

Y lo que no existe, cuando se lo nombra, es una irrealidad, una no realidad, una mentira.

***

Claro, lo que importa es la suma.

***

Pero la suma es desordenada, asincrónica y siempre de individualidades infinitecimales.

***

No respeta patrones ni convenciones.

***

Con la cantidad actual de habitantes en el mundo, y con un punto de vista distinto por habitante, existen tantos puntos de vista como habitantes. Multiplíquenlo por la cantidad de habitantes desde el inicio de lo que hoy llamamos "ser humano" hasta su final impredecible.

***

Cada una de esas personas tiene su propia verdad.

***

Entonces deberíamos plantearnos, ¿existe la verdad universal?

***

No. Pero claro, esa es mi verdad, que tampoco existe.


***

Siempre es preferible una duda, a un mal axioma.

por LDD @ 12:13 PM12:04 a. m.