sábado, julio 24, 2004
Encuentros y despedidas 



Mar�a Rita Mariano era una niña, brasileña ella, que estudiaba en Estados Unidos alguna profesión bien acorde con la vida norteamericana. Ó Márketing, ó Admnistración de Empresas, ó alguna cosa parecida a esas.

***

Hasta ahí no hay nada de raro, es decir, no es la única persona de otro país que estudia en los EEUU alguna de esas carreras. A María le gustaba mucho cantar, pero siempre tuvo algún cierto temor a encarar el canto como profesión, es que realmente se sentía muy presionada.

***

No era para menos, su madre, Elis Regina, "a rainha", era un antepasado muy pesado y un estigma que llevaba en la sangre como para encarar la misma profesión que su progenitora había llevado con tanta brillantez, tantos laureles, y tanto sufrimiento (es que Elís era cocainómana y esa adicción fue lo que la llevó a la muerte). Quizá, para María, la traba psicológica era doble.

***

Uno de los que insistió para que largue todo al carajo fue Milton Nascimento y entre él, y unos cuantos más, lograron persuadirla.

***

Con cierta timidez, juntó a los músicos, eligió su repertorio, y grabó varios temas.

***

A los dos meses sonaba en todas las radios. Y a este servidor se le erizó la piel cuando la escuchó. Es la reencarnación de Elis. Cuando la vio por la televisión, casi se mea encima.

***

Uno de los temas que grabó, de su padrino Milton, fue este, encuentros y despedidas.

***

Quizá ese tema tenga mucho que ver con su propia vida, y con la de todos nosotros, una parte dice: "Lo que me gusta es poder partir sin tener planes. Mejor aún, es poder volver cuando quiero". Mejor que citar partes, es poner toda la letra, la traduje yo, cualquier cosa sepan disculpar.

***

No sé si Aldito pasará por aquí ni hoy, ni mañana, ni pasado, ni el año que viene, ni en cinco minutos. De lo que no tengo dudas, es de que alguna vez va a pasar, para cuando eso ocurra, como dice en el comienzo, este post, con mucho afecto y cari�o, va dedicado a �l.

Encuentros y despedidas

Manda noticias del mundo de allá, dice quien se queda.
Dame un abrazo, vení a recibirme, estoy llegando.
Lo que me gusta es poder partir sin tener planes.
Mejor aún, es poder volver cuando quiero.

Todos los días es un va y viene
La vida se repite en la estación
Hay gente que llega para quedarse
Hay gente que se va para nunca más
Hay gente que se va, y quiere quedarse
Hay gente que vino, sólo para mirar
Hay gente para sonreír y para llorar.

Es así. Llegar y partir, son dos lados del mismo viaje.
El tren que llega, es el mismo tren de la partida.
La hora del encuentro, es también de la despedida,
la plataforma de esta estación,
es la vida.


Milton Nascimento (aqu� la versión en portugués)

por LDD @ 12:13 PM9:13 p. m.